top of page

Cuidados de mascotas durante el invierno



Perro Basset hound con atuendo de invierno
Imagen con copyright

Mantener un equilibrio en la longitud del pelo de tu perro durante el invierno es esencial. Evitar tanto el pelo excesivamente largo como el rebajado en exceso permitirá prevenir la formación de nudos y garantizar una protección adecuada contra el frío. Recuerda que el cuidado del pelaje es una parte importante de la salud general de tu perro, y siempre es recomendable buscar asesoramiento profesional para brindarle el mejor cuidado posible.


Cuidado de pelos de mascotas durante el invierno

La manutención adecuada del pelo de tu perro durante el invierno es fundamental para asegurar su bienestar y comodidad. Aunque es cierto que el pelaje largo proporciona una capa adicional de aislamiento contra el frío, los propietarios deben evitar mantener el pelo demasiado largo solo por esta razón.


Un pelo excesivamente largo puede ser propenso a enredos y nudos, especialmente en climas húmedos o cuando el perro está expuesto a lodo y/o lluvia. Estos enredos pueden retener la humedad en el pelaje, lo que crea un ambiente ideal para el crecimiento de bacterias y hongos. Además, los nudos en el pelo pueden ser incómodos para el perro y dificultar su movilidad. Por otro lado, rebajar demasiado el pelo también puede ser perjudicial. El pelaje tiene una función impor - tante de aislamiento, tanto en climas fríos como en climas cálidos.


Si el pelo se rebaja demasiado, se puede comprometer la capacidad del perro para mantener una temperatura corporal adecuada. Además, la piel puede quedar expuesta a los elementos y a posibles irritaciones. La clave está en encontrar un punto medio. Se recomienda mantener el pelo de longitud moderada durante el invierno, que permita proteger al perro del frío pero que sea lo suficientemente corto (o de un largor medio) como para prevenir la formación excesiva de nudos. Esto facilitará el cuidado y el mantenimiento del pelaje, evitando problemas de salud y asegurando la comodidad del perro.


Es importante recordar que cada raza y cada perro tienen necesidades y características específicas en cuanto al cuidado del pelaje. Algunas razas requieren un cuidado más minucioso y frecuente, mientras que otras pueden necesitar menos atención. Consultar con un veterinario o un groomer canino especializado puede proporcionar orientación específica para tu perro en particular. Además del cuidado adecuado del pelaje, es esencial brindar un refugio cálido y cómodo para tu perro durante el invierno. Proporcionar una cama suave y abrigada, evitar corrientes de aire y proteger al perro de la exposición prolongada a condiciones climáticas extremas contribuirá a mantenerlo confortable y saludable.


Imagen con copyright

Cuidados generales para mascotas durante invierno

En invierno, es importante tener ciertos cuidados con el pelo de los perros, especialmente si se trata de razas con pelaje corto o poco denso.


Te presento algunos consejos que los expertos sugieren:

Mantené el pelaje limpio y libre de enredos: El pelo sucio y enmarañado puede hacer que el perro pierda su capacidad de aislamiento térmico, por lo que es esencial cepillar regularmente el pelaje para eliminar la suciedad y los nudos.

Evita bañar al perro con demasiada frecuencia: Los baños frecuentes pueden eliminar los aceites naturales del pelaje, lo que puede llevar a que la piel y el pelo se sequen. Si es necesario bañar al perro, utiliza un champú suave y asegurate de secarlo completamente después.

Protege al perro del frío extremo: Si las temperaturas son muy bajas, considera utilizar abrigos o suéteres para perros, especialmente en razas más sensibles al frío. Estas prendas pueden proporcionar una capa adicional de aislamiento y proteger el cuerpo del perro del viento y la humedad.

Sé cuidadoso con los productos de calefacción: Si utilizas calefacción en casa, tené en cuenta que el aire caliente y seco puede resecar la piel y el pelaje del perro. Intenta mantener un ambiente equilibrado, evitando temperaturas excesivamente altas y utilizando humidificadores si es necesario.

Protege las patas: Las almohadillas de las patas de los perros son sensibles al frío y pueden sufrir daños por contacto directo con superficies heladas o productos químicos utilizados para deshielar. Considera el uso de bálsamos o protectores especiales para las patas y enjuaga sus patas después de los paseos para eliminar cualquier sustancia irritante.


Cada perro es único y sus necesidades pueden variar según su raza, edad y salud general. Siempre es recomendable consultar con un veterinario para obtener consejos específicos para tu perro en particular.



Aprovechá y descargá ahora esta revista gratuita solo para suscriptores, en formato digital con más información sobre estos temas:


CLICK SOBRE LA IMAGEN para descargarlo

12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page